Gato Persa

01/04/2022 - Actualizado: 03/04/2022

¡Como gruñón, el Gato Persa solo tiene cara! Una de las mascotas más queridas del mundo, este gatito conquista a cualquier ser humano con su tranquilidad, calma, la belleza de su extenso pelaje y su independencia: en definitiva, ¡lo más lindo del mundo!

Procedente directamente de un país árabe, nuestro querido felino está presente en todo el mundo y retratado en dibujos animados y en la gran pantalla con personajes que tienen exactamente, o casi, todo el temperamento y la astucia típica de la raza.

Para los que tienen un persa al que llamar petmigo o piensan en tener uno de estos compañeros, aquí van los tips sobre cuidados de salud, higiene, características, curiosidades y mucho más sobre este querido gatito: ¿vamos?

Índice

Historia

El nombre del gato persa hace referencia a su país de origen, Persia (actualmente llamado Irán), pero aún no hay registros que digan en qué año y de qué forma aparecieron, aunque es una estimación.

La importación de la raza a Europa comenzó cuando los comerciantes italianos visitaron el país durante el siglo XVII y capturaron algunos gatos que vagaban por la región. Cuando regresaron a Italia, el éxito de la raza fue inmediato.

A partir de ahí, se realizaron cruces con otras razas de gatos -incluido el Angora-, dando origen al Gato Persa tal y como lo conocemos hoy en día: se encuentra en diferentes colores y texturas de pelaje.

Características

Dueño de una cabellera muy larga, voluminosa y suelta, el persa da la impresión de ser grande: y lo es, pues mide alrededor de 20 centímetros y pesa entre 3 a 6 kilos, siendo de tamaño mediano a grande y con una cola muy larga.

El cuerpo musculoso está sostenido por piernas cortas y huesos firmes. La cabeza es grande y redondeada, los ojos tienen la misma forma, las orejas son pequeñas y la nariz chata se ajusta a lo que llamamos braquicéfalo, dejando el rostro icónico que solo él tiene.

Pelaje y colores

Comenzando por los ojos, los gatos de pelaje claro tienden a tener ojos azules o marrones claros, mientras que los ojos verdes o azul verdosos son comunes en los persas plateados, rojos o dorados. Aún así, muchos de ellos pueden tener heterocromía, lo que significa un ojo de cada color.

Sobre el color del pelaje, he aquí un dato interesante: existen más de 100 combinaciones de colores del Gato Persa. La textura de los colores, en cambio, puede ser de un solo color, bicolor, pío, escala y tabby; los tricolores solo se encuentran en las hembras.

Temperamento

La calma e inteligencia del gato persa hace que sea amado por tantas familias, sin olvidar la amabilidad y docilidad que seguro conquistará cualquier corazón allá donde vaya.

Generalmente, se adaptan bien en sus nuevos hogares, se llevan con los niños y otras mascotas con toda la tranquilidad del mundo: y sí, les encanta la atención y el cariño, pero no lo exigen todo el tiempo.

Aunque no es habitual verlo saltando entre muebles y estanterías, prefiriendo quedarse en el suelo, de vez en cuando pueden darse exabruptos de cachorro: así que prepárate para ver a tu persa saltando frenéticamente de la nada.

Aún con toda esta calma, el adiestramiento positivo es válido para todas las mascotas y utilizar el poder de observación de nuestro persa a favor de este proceso; así, aprenderá las reglas de la casa de forma sencilla y, cuanto más joven sea el gato, más rápido absorberá el aprendizaje.

Salud

El Gato Persa tiene una estructura física muy desarrollada y un cuerpo musculoso. Pero en cuanto a la salud, exige una atención extra porque es una de las razas que más problemas de salud tiene por causas hereditarias.

Entonces, conozcámoslos y conozcamos la mejor manera de evitarlos:

  • Síndrome braquicefálico - Todas las mascotas con hocico braquicefálico pueden tener una reacción alérgica y dificultad para respirar cuando se exponen a la contaminación, temperaturas extremas y emociones fuertes. Por eso, mantén siempre a tu mascota tranquila, alejada de ambientes contaminados y sácala siempre a pasear en momentos agradables.
  • Atrofia Retinal Progresiva - El síntoma principal es la pérdida progresiva de la visión, comenzando con la visión nocturna. Así que consulta a tu médico de confianza antes de castrar al gatito.
  • Urolitiasis : también llamada cálculo renal, se caracteriza por la formación de cristales en los riñones, lo que provoca un dolor intenso al orinar. Así, mantener a tu mascota siempre hidratada y darle alimentos bajos en sodio y fósforo ayuda a eliminar estos cristales.
  • Enfermedad renal poliquística : a diferencia de los cálculos renales, aquí hablamos de quistes presentes en los riñones de la mascota, que causan calambres renales de vez en cuando. Como aún no tiene cura, cuidados como beber agua y alimentos con bajo nivel de fósforo y colorantes ayudan a prevenir las crisis.
  • Maloclusión dental: el arco dental inferior es más grande que el superior, lo que puede afectar la masticación de los alimentos e incluso la respiración del gato. La única forma de tratarlo es derivarlo al veterinario que se especializa en esta condición.
  • Enfermedades dermatológicas - La exposición del gato persa a altas temperaturas puede provocar una serie de problemas como tiña, hongos, infecciones, picores y seborrea grasa. Así que cuidar la higiene de la piel y mantenerla alejada del calor es lo que previene todo esto.

Aunque nuestro persa tiende a desarrollar estos problemas de salud, no te alarmes: las consultas periódicas con el veterinario y la prevención aseguran la salud y calidad de vida que toda mascota merece.

bandera

Actividades recomendadas

A un gato de raza persa le gusta estar tranquilo en su rincón, descansando horas y horas, al igual que nuestro querido Garfield. Aun así, la práctica de ejercicios físicos forma parte de la lista de control del cuidado de la salud física y mental de una mascota, sin excepciones.

El adiestramiento del felino durante los primeros meses de edad es fundamental para el desarrollo del organismo y de las actividades cerebrales y, sin duda, hace que el adiestramiento y la respuesta a las órdenes sea más fácil y rápido. Ahora bien, si ya eres adulto, la palabra clave es paciencia.

Juguetes como varitas mágicas y juegos mentales son excelentes para el persa por su capacidad de observación, brindando más diversión tanto para el dueño como para el gato. Poco a poco inserte bolas de colores y ratones, y después de eso, las escaleras de la pared.

En conclusión, anime a su felino a hacer ejercicio con frecuencia durante la interacción con él, especialmente cuando ocurren brotes de cachorros, dándole una golosina como parte del entrenamiento positivo y siempre respetando su ritmo: ¡entonces, es solo éxito!

Atención principal

Además de la salud y la alimentación, el gato persa necesita un cuidado extra con la higiene ya que tiende a acumular pelo y secreciones más que otras razas.

Sin embargo, es importante recordar que todos los cuidados son importantes, ya que hacen que tu amigo sea hermoso, fragante y protegido de diversas enfermedades. Entonces, echemos un vistazo más de cerca a ellos:

Higiene

El hermoso pelaje del persa requiere atención adicional para estar siempre brillante, suave, saludable y sin enredos. Por eso, lo primero de todo es bañarlos una vez al mes con productos veterinarios que limpien en profundidad y suavicen el pelaje.

Si quieres llevarlo a un bañista de confianza, la frecuencia es la misma y un ligero recorte en verano ayuda mucho. A continuación, cepilla el cabello a diario con guantes o cepillos de cerdas suaves con la ayuda de un baño sin aclarado o seco si es necesario, evitando los temidos nudos.

Además, los ojos y oídos de la mascota merecen una limpieza con una solución adecuada empapada en gasa o algodón una vez a la semana y siempre que aparezcan secreciones, principalmente porque se acumulan con facilidad.

Por último, no podemos olvidarnos de cortarle las uñas al gato con rascadores oa través del corte, ya que todo dueño de gato sabe que es excelente para quitar la suciedad, y los muebles y cortinas siguen sanos y salvos.

Cuidados

El primer cuidado para el gato persa es mantenerlo siempre en un ambiente fresco y aireado, evitando que se enferme por su poca resistencia al calor. Y claro, sigue la misma guía cuando lleguen las estaciones más frías del año.

Un consejo que agiliza la vida del dueño del gato persa es tener un antipulgas y garrapata en el botiquín. Puede ser tópico u oral, combate pulgas y garrapatas en el pelaje de la mascota en pocas horas y previene futuras infestaciones de 30 a 90 días, dependiendo del fármaco.

Otro medicamento básico es el vermífugo, elaborado para ayudar al organismo a eliminar los parásitos que se alojan en el intestino, más conocidos como protozoos. Si no ha recibido tratamiento pasadas las 8 semanas de nacido, el animal debe ser tratado como método de prevención.

Pero es sumamente importante actualizar el carné de vacunación de tu amigo: asegúrate de que, con este gesto, estás protegido de diversas zoonosis al entrar en contacto con otras mascotas y humanos.

Alimentación

El gato persa tiene unas características específicas frente a muchas otras razas, no solo por su exuberante pelaje, sino también por su hocico y su tendencia a desarrollar problemas en el sistema urinario.

Por ello, existen raciones específicas para cubrir las necesidades nutricionales de la mascota desde la masticación hasta una buena calidad de las heces. En cuanto a mantenerlo siempre hidratado, la comida húmeda es la opción más deliciosa y nutritiva para ingerir líquidos y proporcionar siempre a nuestro amigo agua corriente.

Curiosidades

  • Realeza: El gato persa fue la mascota oficial de la reina Victoria, la monarca más joven del Reino Unido en tomar el trono a la edad de 18 años. Siempre mantuvo con ella varios animales de la raza.
  • Eêêê, Faraón: Mucho antes de la Reina Victoria, el Gato Persa era considerado un animal sagrado en el Antiguo Egipto.
  • Estrella de cine: El gatito Snowball que aparece en la película de 1999 “Stuart Little” es un gato persa.
  • Garfield: ¡Así es! El holgazán más popular y querido entre niños y adultos es el de raza persa, súper conocido por su personalidad sagaz y muy sarcástica, ¡y nos encanta!

Preguntas Frecuentes sobre el Gato Persa

1- ¿Cuál es la esperanza de vida de un gato persa?

El gato de raza persa tiene una esperanza de vida de entre 10 y 17 años.

2 – ¿El gato persa se lleva bien con los niños?

El gato persa se lleva bien con los niños. No obstante, como es una mascota a la que le gusta más quedarse en el suelo, orienta a los más pequeños sobre la forma correcta de jugar con él.

3 - ¿Al gato persa le gustan las visitas?

Al persa incluso le gusta que lo visiten e interactuar con los humanos, pero es más introspectivo en relación con otras razas y no requiere mucho cariño y atención: por eso, es bueno seguir el ritmo de este misterioso gato.

4- ¿Es inteligente el gato persa?

¡Por supuesto! La inteligencia de los persas consiste en observar todo lo que les rodea, tienen mayor facilidad para adaptarse a un nuevo entorno y son independientes.

5 – ¿El gato persa es bueno para vivir en un apartamento?

Son los gatos más buscados por los habitantes de apartamentos. Quienes viven en una casa de una sola planta o en una finca también pueden adoptarlo por su temperamento menos enérgico, siempre que proteja posibles vías de escape.

6 – ¿Puede un gato persa convivir con otros animales?

Sí, el gato persa es súper fácil de tratar con gatos de otras razas y mascotas en general.

7 – ¿Puede un dueño de mascota primerizo adoptar persa?

El gato persa es una de las mejores opciones para el dueño primerizo debido a su temperamento tranquilo y cuidados básicos para su bienestar físico y mental.

8 – ¿Puede el gato persa estar mucho tiempo solo en casa?

La independencia de los persas lo hace mucho más fácil en este sentido y puedes estar solo unas horas al día. Sin embargo, nunca lo dejes solo por mucho tiempo en ningún lugar.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Gato Persa puedes visitar la categoría Gatos.