Enfermedad renal crónica en gatos: síntomas y tratamiento

31/03/2022 - Actualizado: 04/04/2022

Mantas y ropa para gatos para mantener a los gatos calientes en el frío.
Enfermedad renal crónica en gatos: síntomas, diagnóstico y tratamiento

La enfermedad renal crónica en gatos es una de las principales causas de muerte en los felinos, especialmente entre los animales mayores. Aunque los perros también pueden desarrollar la enfermedad, es mucho más común y frecuente en los gatos, pero igual de silenciosa y peligrosa.

La mejor manera de lidiar con la enfermedad renal crónica en los gatos es evitar que suceda siempre que sea posible. Pero si eres dueño de un gatito al que le han diagnosticado insuficiencia renal crónica, no te desesperes.

Quédese con nosotros hasta el final de la lectura para obtener más información sobre las causas, los síntomas y el tratamiento para un gato con riñón crónico.

Índice

¿Qué es la enfermedad renal crónica en gatos?

¿Qué es la enfermedad renal crónica en gatos?

La enfermedad renal crónica en gatos, también llamada ERC, es una enfermedad relacionada con la capacidad de los riñones para realizar sus funciones correctamente. Esto se aplica a la filtración de impurezas de la sangre y posterior eliminación en la orina, el equilibrio de la temperatura corporal interna, la producción de hormonas y también la retención de nutrientes.

Hay estructuras diminutas en los riñones, llamadas nefronas, que son directamente responsables de producir orina. Mientras que los perros tienen alrededor de 400 000 nefronas, los gatos solo tienen 200 000. Según los expertos, esto explica en parte por qué esta enfermedad afecta aún más a los felinos que a los perros.

Causas de la enfermedad renal crónica en gatos

Causas de la enfermedad renal crónica en gatos

Al igual que en los perros, en los gatos la ERC también puede tener un origen genético. Además, la enfermedad también puede desarrollarse con el tiempo, siendo común en animales mayores de 10 años, o ser causada por otros factores, como:

  • infecciones;
  • enfermedades cardíacas;
  • intoxicación;
  • parásitos

Cualquiera que sea la causa, la progresión de la ERC en los gatos es silenciosa y mortal, pero es relativamente más lenta de lo que suele observarse en los perros. Por lo tanto, un diagnóstico temprano y certero hace aún más la diferencia en el tratamiento y manejo de la enfermedad, la cual puede ser controlada para darle al animal más tiempo y calidad de vida.

Síntomas de la enfermedad renal crónica en gatos

Síntomas de la enfermedad renal crónica en gatos

Como siempre decimos aquí en Cobasi, un tutor atento a tu mascota es mucho más capaz de percibir cuando algo no va bien. La ERC no siempre muestra síntomas desde el principio, pero si lo hace, cuanto antes lleve a su mascota a una cita con el veterinario, mayores serán las posibilidades de que esté bien. Es por eso que las visitas de rutina al consultorio son tan importantes.

Algunas manifestaciones clínicas de la ERC son:

  • mayor ingesta de agua;
  • cambio en la cantidad de orina;
  • falta de interés en la comida, incluidos los refrigerios que alguna vez fueron favoritos;
  • perdida de peso;
  • vómitos;
  • aliento de olor fuerte.

Luego de una evaluación clínica, posiblemente el médico solicite exámenes adicionales, como orina, sangre y ecografía abdominal, cuyos resultados orientarán las recomendaciones de tratamiento y cuidado.

Clasificación de la ERC en gatos

Durante un tiempo, la enfermedad renal crónica en gatos recibió diferentes tipos de clasificación en cuanto a su gravedad, como leve, moderada e importante. Como esto generó muchas interpretaciones diferentes, se creó una nomenclatura uniforme.

Así, pasaron a ser considerados los valores de creatinina, proteinuria y presión arterial sistémica, que son índices determinantes para el diagnóstico de enfermedades renales. Además, los animales fueron clasificados según el estadio de la enfermedad, el cual progresó progresivamente del 1 al 4.

Tratamiento de la enfermedad renal crónica en gatos

Tratamiento de la enfermedad renal crónica en gatos

No existe una cura para la insuficiencia renal en los gatos, pero es posible promover cambios en la alimentación, la rutina y el cuidado de la mascota para que tenga una vida larga y feliz a tu lado.

Cambiar el pienso a uno rico en agua y bajo en proteínas es una de las principales adaptaciones para estas mascotas, así como el uso de alimentos blandos. El cambio de un bebedero tradicional por uno de tipo automático , que mantiene el agua en flujo constante, puede estimular una mayor hidratación de la mascota, lo cual es fundamental para el control de la enfermedad.

En varios casos, el veterinario puede recetar medicamentos , suplementos alimenticios y reemplazo hormonal. El objetivo es darle al gatito el mayor apoyo posible para que pueda vivir con calidad.

Marcha Amarilla: lucha contra la enfermedad renal crónica en perros y gatos

Marcha Amarilla: combatir la Enfermedad Renal Crónica en perros y gatos

Para recordar a los tutores la importancia del cuidado preventivo, se creó la Marcha de las Mascotas Amarillas, todo un mes con acciones y campañas que incentivan a los tutores a monitorear de cerca el estado de salud de sus peludos.

Al igual que con muchas otras dolencias, la mejor manera de evitar que su gato desarrolle una enfermedad renal crónica es asistir a citas periódicas con su veterinario.

A partir de los 10 años se deben realizar consultas al menos una vez al año. Después de los 14 años, este período debe reducirse a seis meses. Si notas algún cambio en el comportamiento o hábitos de tu mascota, no esperes a que llegue la fecha de la cita programada. ¡Prever! Ese tiempo ahorrado puede marcar la diferencia.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Enfermedad renal crónica en gatos: síntomas y tratamiento puedes visitar la categoría Blog.