Consigue que tu gato no abra la puerta corredera (por muy poco dinero)

14/04/2022

¿Necesitas conseguir que tu gato no abra una puerta corredera de casa? Este tipo de puertas son cada vez más frecuentes en los hogares, son de pequeño tamaño y que permiten optimizar el espacio.

Sin embargo, causan un problema a los amantes de los gatos: son mucho más fáciles de abrir para ellos; meten su patita y deslizan.

Por eso te traigo tres truquitos para evitar que las abran, los tres súper baratos y sencillos.

¡Pero qué listos son! Cuando me mudé a mi piso nuevo y las puertas pasaron de normales a correderas, mis gatos aprendieron a abrirlas en menos de un día.

Y, por supuesto, la primera a la que acudieron es a la puerta de la despensa donde guardo el pienso. Eso no me dejó otro remedio que ponerme a buscar formas de bloquearlas. ¡Es lo que hay!

Índice

¿Se puede impedir que un gato abra una puerta corredera?

Cierre puerta corredera gatos

Por supuesto, impedir que un gato abra una puerta corredera es perfectamente posible.

Es más, es recomendable, porque cuando descubran que no pueden abrirla dejarán de intentarlo y se acostumbrarán a que seas tú el que decida cuándo entran y salen en esas habitaciones o cuándo se come.

Así podrás evitar sustos al irte de casa (sobre todo si te vas varios días) o en muchas otras situaciones cotidianas (como que tu gato se cuele en la cocina). Si tienes ventanas o balcón en casa no olvides revisar nuestros consejos para protegerlas y que tus gatos no puedan caerse.

Tres recursos baratos para evitar que un gato abra una puerta corredera

Una de las cosas que más me gustan es solucionar los problemas con recursos que originalmente no están destinados para ese fin. Me hace sentir como MacGyver.

En este caso, puedes utilizar cierres que no están pensados para gatos, sino para niños. Sin embargo funcionan de maravilla para que los felinos no abran estas puertas.

Cerraduras de seguridad para niños con adhesivo

Cierre de seguridad para niñosLas cerraduras de seguridad para niños y bebés del tipo adhesivo son, sin duda, la mejor forma de evitar que un gato abra una puerta corredera. Se llevan utilizando muchos años para impedir que los pequeños de la casa abran cajones y puertas. Si con ellos funciona, ¿por qué no utilizarlas con nuestros gatos?

Simplemente colócala por la parte interior de la puerta que no quieres que abran y ya no tendrán acceso ni podrán deslizarla.

La gran ventaja de este tipo de cierres de seguridad es que son muy económicos, incluso puedes poner varios juntos para quedarte más tranquilo. Además, recuerda que no solo sirven para puertas, también resulta una opción muy práctica si quieres proteger algún cajón (a mis gatos les encanta dormirse encima de mi ropa…), aunque ya te digo que, como se lo propongan, son capaces de arrancarlo con las uñas.

Se trata de un cierre que funcionará mejor por la parte de la habitación donde NO están los gatos, para cerrar por dentro.

Un truco que necesitas saber: si pones un cierre de seguridad de este tipo, con adhesivo, cuando lo quites puede dejar una marca.

Si estás de alquiler será un problema, y si la casa es tuya tampoco quedará muy bien una marca. Pero no te preocupes, se puede evitar: para quitarlo tan solo necesitas usar un secador de pelo y un poco de disolvente o alcohol médico. Si tienes una espátula también te facilitará la tarea.

  • A Prueba de Bebés y Amiguitos Peludos: REDTRON cerraduras de seguridad aprueba de bebés previenen que tu pequeño explorador o amadas mascotas entren a lugares peligrosos o vuelvan el hogar un desastre. Sirve para gabinetes, alacenas, cajones, asientos de inodoro, ventanas, hornos y más.

Cuñas de silicona

Las cuñas de silicona son recomendables si vives de alquiler y no te quieres arriesgar a que quede ninguna marca. Es cierto que se pueden quitar como te comentaba hace un momento con secador y alcohol; no obstante, si no eres muy manitas o tu casero ni siquiera sabe que tienes gatos en casa, quizás quieras evitar ese riesgo.

Las cuñas de silicona son el método más sencillo de todos para evitar que un gato abra una puerta corredera. Funcionan también en este tipo de puertas porque impiden que se deslicen.

Tan solo tienes que poner la cuña en la puerta y apretar bien una vez que la puerta esté cerrada. ¿Quieres ir a lo seguro? En ese caso pon dos cuñas (o una de mayor tamaño), es lo que yo hago por las noches con mis gatitos.

Otra de las grandes ventajas de las cuñas de silicona es que las puedes cambiar entre distintas puertas. Por ejemplo, en mi casa se ponen por la noche en una habitación, pero las cambiamos durante el día a la despensa para evitar que se zampen el pienso a escondidas. Y solucionas el problema por menos de 10 euros, ¡qué más se puede pedir!

Lo único que debes tener en cuenta es que necesitarás introducir a fondo la cuña en la puerta, hasta que quede fija. Algunos gatos tienen una fuerza increíble y podrían abrirla si no introduces bien la cuña.

Otro de los pros de las cuñas con respecto a los demás métodos es su versatilidad. Igual te servirán para mantener abierta una puerta que no quieres que se cierre (esencial si te vas de viaje y tus gatos andan sueltos por casa) o para muchas otras situaciones de lo más cotidiano.

Bloqueo de puertas correderas con ventosa

Cierre de ventosa para gatosEl bloqueo de puertas correderas mediante ventosa es otra buena opción para evitar que tus gatos las abran.

Originalmente se usaban en las ventanas correderas (recuerda que puedes poner una gatera en una puerta corredera de cristal) pero en casa nos dimos cuenta de que se podía pegar en nuestras puertas lacadas. Y funciona en casi todas las puertas del mercado, el único requerimiento es que la puerta sea lisa para que la ventosa pueda pegarse y no soltarse, nada más.

Una vez colocado, como puedes ver en la foto, este cierre es súper seguro (siempre que fijes bien la ventosa). Un truco para pegarlo bien es limpiar la zona donde pretendes colocarlo, puedes hacerlo con alcohol y un paño de microfibra unos minutos antes. Deja que se seque y, tras ello, ¡se pegará mucho mejor y se mantendrá mucho más tiempo!

Este cierre es una de las mejores opciones que existen para evitar que un gato abra una puerta corredera. Y puede ser interesante si tus puertas son compatibles ya que no dejará marca de ningún tipo en las mismas, además es más cómoda que agacharte a quitar y poner las cuñas, por poner un ejemplo. ¡Pero tú decides!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Consigue que tu gato no abra la puerta corredera (por muy poco dinero) puedes visitar la categoría Gatos.